Frente a COVID-19, desarrollar nuevas habilidades es más importante que nunca

por Gabriela Aguerrevere – Nicole Amaral – Claire Bentata – Graciana Rucci 

El coronavirus plantea, definitivamente, un futuro diferente para el empleo en la región. El mundo en el que trabajamos y trabajaremos se está cambiando marcadamente, y como resultado, trabajadores, emprendedores y empresas tendrán que adaptarse. En este contexto, ¿cuál es el nuevo panorama para la formación en habilidades que necesitamos para hacer frente a la urgencia levantada por la pandemia?

Una transformación sin precedentes

El impacto de COVID-19 ya se está haciendo notar en los mercados laborales alrededor del mundo. Por un lado, varios sectores, como turismo y comercio minorista, están expulsando trabajadores, y otros -como salud, cuidado, agricultura, logística- están necesitando trabajadores. Estos últimos, al demandar más trabajadores, se han convertido en un canal genuino de empleo temporal y podrían continuar siéndolo en el mediano plazo si las personas cuentan con las habilidades que se requieren.

Por otro lado, el aislamiento social que han asumido los países para frenar el avance del virus ha evidenciado nuevas realidades en el ámbito de las habilidades del siglo XXI. En lo que respecta a las habilidades digitales, incluso aquellos que creían tener un buen nivel están encontrando problemas para expandir el uso que le dan a la tecnología, ya sea para realizar trámites o para apoyar a un niño con las tareas. Esta situación afecta especialmente a los grupos vulnerables, que presentan niveles básicos o inexistentes de este tipo de habilidades. En cuanto a las habilidades socioemocionales, el coronavirus ha requerido habilidades como creatividad, resiliencia y trabajo en equipo al mismo tiempo que ha demostrado la importancia fundamental de otras como manejo de expectativas y emociones, autorregulación, y manejo del tiempo; no solo para este período de aislamiento, sino también para los períodos de recesión y recuperación económica que vendrán en el futuro.

El aislamiento social que han asumido los países para frenar el avance del virus ha evidenciado nuevas realidades en el ámbito de las habilidades del siglo XXI.

COVID-19 también ha resultado en un incremento exponencial de la cantidad de personas interactuando en entornos virtuales, tanto en los ámbitos de trabajo y aprendizaje como en el ámbito personal. Hasta las plataformas de oficios que hace poco requerían de una interacción presencial – como electricista, plomero o niñera – están pensando cómo usar o ya están usando la tecnología para digitalizar sus métodos de entrega. Al tiempo que las nuevas tecnologías han ganado terreno, las interacciones humanas que acompañan esta transformación no desaparecen, sino que se han vuelto aún más importantes. Este es el caso, por ejemplo, de quienes atienden a pacientes a través de telemedicina.

COVID-19 también ha resultado en un incremento exponencial de la cantidad de personas interactuando en entornos virtuales.

¿Cómo lo están enfrentando los países alrededor del mundo?

En el muy corto plazo, el panorama de formación se ha dirigido directamente a cómo prepararnos para hacer frente a la emergencia sanitaria, resultando en el desarrollo y despliegue de una nueva oferta de formación y nuevas maneras de entregarla. Alrededor del mundo, se han lanzado cursos para formar a los trabajadores — especialmente los de sectores esenciales — en nuevos procedimientos de seguridad, higiene y salud adaptados a cada sector, conocimiento necesario tanto para el periodo de aislamiento social como para una apertura económica gradual. En otros sectores se han establecido iniciativas de contenido modular técnico para la redistribución de personas hacia trabajos — incluyendo temporales y/o voluntarios — que actualmente tienen exceso de demanda, como asistencia médica y enfermería en terapias intensivas, asistencia para población en riesgo, servicios de atención socio-emocional, y servicios de distribución de alimentos y medicamentos.

El panorama de formación se ha dirigido directamente a cómo prepararnos para hacer frente a la emergencia sanitaria, resultando en el desarrollo y despliegue de una nueva oferta de formación y nuevas maneras de entregarla.

Por otro lado, existe una amplia gama de oferta de formación en habilidades digitales y de tele trabajo que son necesarias para responder a los cambios que ha generado el aislamiento en las operaciones empresariales y también en la vida cotidiana. En Europa, por ejemplo, Uber está habilitando canales para apoyar a los adultos mayores que no tienen las habilidades digitales básicas que necesitan para poder hacer un pedido. También, muchos países están facilitando la formación en habilidades transversales digitales para mantener conectados a sus ciudadanos (como es el caso del Reino Unido) y apoyar a quienes trabajan de manera remota (como Italia). En el sector educativo, específicamente, algunos países están brindando recursos para entrenar a instructores en técnicas pedagógicas para la entrega del contenido a través de canales digitales (como en Uruguay).

El momento es ahora

COVID-19 traerá cambios no solo para las personas, sino también para las empresas. Frente a un futuro incierto, en donde muchos trabajadores y emprendedores tendrán que adaptarse, actualizarse y “re-equiparse” para poder volver al mercado laboral, el reto está en promover la formación en habilidades transversales que permitan “transferabilidad” entre empleos en este contexto de incertidumbre. Así, la intermediación laboral con preparación para el trabajo (en inglés, job readiness) es imprescindible; y el coaching y la mentoría cobran mucha más preponderancia para ayudar a las personas a identificar y navegar opciones de aprendizaje y laborales. Estos incluyen oportunidades de upskilling reskilling (como estamos viendo en Jamaica y Singapur) y certificación de habilidades para poder vivir dignamente del trabajo. Atender la crisis sanitaria es una prioridad inmediata, pero al mismo tiempo es necesario equipar a quienes han perdido o perderán sus empleos con las habilidades que necesitan para poder reinsertarse en el mercado laboral.

Para saber más sobre este tema, te invitamos a descargar Desarrollo de habilidades para el mercado laboral en el contexto de la COVID-19.

Acerca de Jorge Cadena

Servicios de asesoría y coaching financiero personal y familiar Coaching financiero para emprendedores. Coaching financiero para negocios y empresas familiares. Planificación y sucesión patrimonial personal y familiar. Coaching financiero para parejas. Asesoría en Inversiones Coaching financiero para profesionales independientes.

Deja un comentario

DESCARGATE (Gratis) EL MANUAL DE FINANZAS PERSONALESPresiona AQUI
+ +